Xabier Cabezón - licencia CC-BY-NC-SA

Estás en:  >>Página del Leitzaran   >>Ferrerías del Leizarán   >>Plazaola  |   

Ferrería de Plazaola

 

 

La ferrería de Plazaola, cuyos restos eran los mejor conservados del valle del Leitzaran, sufrió un grave destrozo en marzo de 2007. Pulsar aquí para ver más detalles.


Tipo

Ferrería hidráulica.


Nombre

Aparece con el nombre de La Plaza en 1415. En el resto de documentos que conozco figura siempre como Plazaola (con variantes gráficas, como Plaçaola).

Hubo también ferrerías con el nombre de Plazaola en Lastur (Deba) y en Legazpi, y con el nombre de [La] Plaza en Elgoibar.

Ver también "Bizkotx o las minas de Plazaola", y "El tren de Plazaola".


Situación

Long. 1º 56' 07,4" W. Lat. 43º 06' 46,2" N. Alt. 400 m. (Hoja 89-23)
X. 586.620. Y. 4.773.980. Z. 400. (ED50 zona 30T)

Berastegi. Gipuzkoa.

Río Leitzaran, orilla derecha, a 26,3 km de la desembocadura. En el paraje de tal nombre.
A 3,5 km al NW de Leitza; a 1,75 km del puente de Urto; al SW del monte Altzadi y al SE del monte Ipuliño.

Situación de la ferrería de Plazaola

Ir al principio


Acceso

Por la pista que parte desde el área recreativa de Urto se llega hasta la abandonada estación de tren de Plazaola. Se continúa 400 metros al N por el antiguo ferrocarril hasta el caserío Plazaola y la central Plazaola nº 2. La ferrería se encuentra justo al norte del caserío.

Ir al principio


Restos actuales

Han sido los segundos en importancia de las ferrerías del Leitzaran guipuzcoano (después de los de la ferrería de Ollokiegi) en lo que se refiere a conservación. Desde el sepultamiento de la ferrería de Olloki son los más completos, aunque también están sufriendo serios destrozos.

La presa se encontraba en el lugar que ahora ocupa la de la Central Plazaola nº 1. Esta última está construida con toda probabilidad sobre la presa antigua.

También el canal de dicha Central discurre por el cauce del que fue canal de la ferrería hasta llegar a ésta. La longitud del canal de la ferrería era de 240 metros. Tanto el canal como la presa actuales derivan el agua a un nivel superior (aproximadamente 1,5 metros) al que tenía en su época de funcionamiento como ferrería.

Las anteparas están perfectamente conservadas, y presentan una distribución típica. Tienen 23 metros de largo, y sus paredes tienen 2,5 m de espesor y 2 m de espacio entre ellas. Se conserva el resalte que servía de soporte al piso del canal de las anteparas. Este piso se apoyaba sobre dicho resalte.

Hay cuatro arcos en cada pared enfrentados entre sí, con anchuras que oscilan entre 1,10 y 1,30 m. En adelante se considerará "primer arco" al más alejado del río, siendo así el cuarto el más próximo a éste. El segundo y el cuarto arcos de la pared derecha están cerrados por fuera con pared de piedras de 0,8 m de grosor. La altura (sobre el suelo del interior de las anteparas) de la cuarta pareja de arcos (los más próximos al río) es de 3 m. Todos los arcos tienen su parte superior a la misma altura.

Croquis ferrería de Plazaola

El piso del canal de la ferrería se sujetaba mediante resaltes situados a 1,8 m por encima de los arcos, con lo que la caída libre de agua era de 4,8 m. Las paredes laterales del canal se prolongan 1,5 m por encima de este resalte, de ta forma que la altura total de las anteparas era de 6,3 m sobre el suelo de su interior. El desagüe se hacía directamente en el río (sin estolda).

El suelo bajo las anteparas está ahora relleno en mayor o menor medida por tierra. Mientras que los arcos más cercanos al río están libres de tierra en su totalidad, de la primera pareja de arcos sólo queda libre el metro superior, y de ellos la parte exterior del derecho se encuentra completamente colmatada. A ello contribuyen los vertidos de tierra efectuados recientemente en la zona de la derecha de las anteparas.

Las anteparas se aprovecharon a primeros del siglo XX para el paso del canal de la central eléctrica Plazaola nº 1 (en 1900 ya estaba construido). Para ello, sobre las paredes del canal de la ferrería (parte superior de las anteparas) se hizo una bóveda en piedra (para soportar el nuevo piso) y se levantaron nuevas paredes de piedra y cemento. Por el lado del río las anteparas se prolongaron con un puente de dos ojos, el primero de los cuales utiliza como estribo las propias anteparas. Así pues, dentro de las anteparas se ve como techo la bóveda del canal actual.

plazaola2.gif (12080 bytes)
Las anteparas vistas por el oeste

A la izquierda de las anteparas (en el lado que da al caserío) se situaba la ferrería menor o martinete. Quedan algunos restos de las paredes, que delimitan tres recintos. El más grande es el central, siendo el más pequeño el más próximo al río.

A la derecha de las anteparas se encontraba el taller o ferrería propiamente dicha. Formaba un rectángulo de unos 7 x 18 metros, en el que apenas se aprecian restos. A continuación se disponían los almacenes de carbón, mineral, herramientas, etc., de los que quedan parte de las paredes. Más a la derecha hubo un horno de calcinación, que no se ha conservado. Toda esta zona estaba cerrada por un muro en su límite con el río. El muro medía unos 5 metros de alto, y tenía un arco o puerta que daba al río.

Pared W. de Plazaola
Pared oeste, arcos 4º, 3º (del eje del mazo) y 2º, tras la limpieza.
Foto: Xabier Cabezón (2004)

Tanto en las orillas próximas del río como en las zonas circundantes se encuentran abundantes escorias, utilizadas también como relleno en paredes, tapias, etc. Sin embargo, no hemos conseguido localizar ninguna colada de escorias solidificada en el lugar ("moco").

El caserío del mismo nombre fue vivienda de la ferrería. Es la clásica construcción de la época, en mampostería, con planta baja, primera y ganbara. Al no estar encalado tiene un aspecto muy antiguo. Por delante pasa el canal de la central.

Frente a la ferrería, en la orilla izquierda, se conserva un estribo del antiguo puente de la ferrería, que la unía con la villa de Berastegi. A 400 metros al SSW del caserío y ferrería se conserva el puente más moderno.

Toda la zona entre la pista y el muro limítrofe con el río, en la que se encontraban el taller de la ferrería, los almacenes y otros elementos, sufrió el vertido de una gran cantidad de tierra y piedras en 1996. El material procedía del dragado y limpieza de la presa de la Central eléctrica Plazaola nº 1. El relleno se realizó en pendiente, de tal forma que las anteparas y la tapia quedaban relativamente libres, pero todos los demás restos de esta zona quedaron sepultados.

A pesar de que en 1997 fue declarada Zona de Presunción Arqueológica, en marzo de 2007 la ferrería ha vuelto a sufrir una dura agresión, que ha destrozado todo lo que había a la derecha de las anteparas. En esta página se dan los detalles.

Estribo izquierdo del puente viejo de Plazaola
Estribo izquierdo del puente antiguo de Plazaola.
Foto: Xabier Cabezón (2007)

Las paredes y anteparas de esta ferrería han sido limpiadas en 2004 por un grupo de jóvenes participantes en un campo de trabajo (Auzolandegi). Esta limpieza permite una clara visión de las ruinas, que se encontraban cubiertas de maleza y con acceso incómodo. Este campo, que se ha desarrollado entre el 19 de julio y el 1 de agosto de 2004, ha sido patrocinado por los ayuntamientos de Andoain, Berastegi, Billabona y Elduain, y por el Departamento de Acción Social de Kutxa (campos de trabajo "Udagazte"). Los trabajos han sido guiados por la Sociedad de Ciencias Aranzadi. Paralelamente se ha llevado a cabo un campo de trabajo voluntario, dirigido por el grupo Burdiña Taldea (de Andoain).

Estos restos son muy valiosos. Por favor, respetadlos.

Ir al principio


Notas históricas

En 1415 Juan Sánchez de Ernialde era propietario y ferrón de la ferrería de La Plaza. Este año (junto con los propietarios de otras ferrerías) Juan firmó un convenio con los concejos de Berastegi y Elduaien (ver propietarios de ferrerías). En el documento se menciona otro convenio anterior que los propietarios de La Plaza y de Barrenola habían suscrito igualmente con los concejos. Por ello sabemos que esta ferrería estaba en funcionamiento antes de 1415.

"Juan Lopes de Ysturriçaga, criado de Ferrand Lopes de Saldaña" tenía concedidos los derechos del albalá de esta ferrería. Dichos derechos le fueron concedidos por Juan II (1405-1454).

Como consecuencia de la muerte de Juan Lopez, el 30-X-1470 el rey Enrique IV concedió "de merçed de por vida" a Domenjón de Andía los derechos del albalá de la ferrería "de Plaçaola que es en la jurisdiçión de Tolosa". En un informe de 1497 sobre fiscalidad se indica que dichos derechos ("tres maravedís por quintal en cada año quando labra") suben hasta 1800 maravedíes. De ello se deduce que la producción anual de hierro de esta ferrería alcanzaba los 600 quintales anuales.

En 1494 Machicón (o Martín) de Plazaola era dueño de la ferrería y también su ferrón.

Puente de Plazaola
El puente moderno de Plazaola. Foto: Xabier Cabezón (2006)

En una carta sobre situados, fechada en 1500, aparecen las siguientes ferrerías: Plazaola, Marinu [Mustar], Olloquiegui, Vernas [Beriñas], Ynturrino [Inturia] y Marvarrayn [Narbarrain].

En abril de 1539 su ferrón era Juan de Arrue, y Miguel de Vera trabajaba como boyerizo.

Martín Juan de Echeverría era el ferrón de Plazaola en 1540. El 12-XII de dicho año denunció a Joango de Ausalón por haber trabajado ilegalmente en la venera de Urquiegui llamada Dordoategui, que era propiedad de Martín. Ausalón se la devolvió, pagándole 20 ducados.

Vemos como propietario en 1544 a Martín de Plazaola (copropietario además de la ferrería de Inturia junto con su mujer Catalina de Baeca). En esta época la ferrería pagaba al señor del solar de Berastegi (Juan Martínez de Berástegui) una "renta de juro de heredad" consistente en 3 quintales de hierro anuales. Al parecer, esta renta afectaba sólo a Plazaola.

En 1551 parece que se dividió la propiedad de Plazaola. Dueño de una mitad de la casa, ferrería y molino era Martín Juan de Echeberría (Berastegi), que la trabajaba también como ferrón en 1552 (por la similitud de nombres se trataría de su homónimo que ya era ferrón en 1540; en tal caso este Martín Juan sería igualmente el Martín de Plazaola que aparece como propietario en 1544). El 17-VII-1552 hizo un contrato con Martín de Ascárraga para entregarle 11 quintales de "hierro platina de 4 cabos labrados con vena de Orin".

Ferrería de Plazaola - Unai Cabezón
Pared oeste.
Dibujo: Unai Cabezón, 7 años (1996)

Martín Juan fundó un censo en 1552, y vendió la cuarta parte de la ferrería y molino a Gregorio de Echeberría. Gregorio la cedió a Leonor de Eizaguirre o Plazaola (mujer de Juan Ochoa de Zorrobiaga e hija de Andrés de Plazaola y Juana de Inturia, dueños también de la mitad de Inturia). Continuaba como copropietaria en 1557 y 1559, año en que vendió a Simón de Garagorri (Andoain) 60 quintales de hierro. Parece ser que Martín Juan mantuvo la propiedad de la otra cuarta parte hasta 1573.

Martín de Rementaritegui era dueño en 1556 de la otra mitad de la ferrería. Este año vendió su parte a sus ferrones el Bachiller Andonaegui y Antón de Yartua (Deva). Antón (que también era ferrón de Urto) continuó explotando él mismo la ferrería.

Yartua y Andonaegui iniciaron en 1559 la construcción del martinete o "herrería pequeña" de Plazaola. Los concejos de Berastegi y Elduaien se opusieron, acusándoles de constuirlo en el término de Erretembarrundia junto al molino de la ferrería mayor (que reclamaban como suyo). Un arbitraje facultó a los dueños a levantar el martinete "pegante a la acequia por donde va el agua del río a la ferrería" pero les prohibía la fundición de hierro, acero o cobre, permitiéndoles sólo el adelgazamiento del herraje, clavazón, barras, etc. de otras ferrerías del Leizaran.

En las Juntas Generales del 24-XI-1559 se estipularon las marcas que debía llevar el hierro. A Plazaola le correspondió una "T", por la jurisdicción de "T"olosa, junto con otras ferrerías del Leizaran. Estas ferrerías fabricaban su hierro con vena de la tierra (mineral local).

Muro limítrofe de la ferrería con el río
Muro exterior de la ferrería visto desde el río. Foto: Mikel Legorburu (2006)
Este muro ha desaparecido en marzo de 2007

En 1561 continuaba como propietario de una mitad Antón de Yartua (posiblemente se hizo con la cuarta parte de Andonaegui al casarse con Ana de Andonaegui), el cual aparece como señor de Plazaola. El oficial era Juanes de Ipinza (Vidania). En 1564 Antón y su mujer, que figuraban también como ferrones de Plazaola (además de propietarios) se comprometieron a entregar a Juan García de Leaniz (Elorrio) 104 quintales de "hierro de 2 cabos" en la lonja de Tolosa. El 3-XII-1566 Antón realizó un contrato con el mercader de Tolosa Juanes de Iriarte por el que daba 300 quintales de "hierro sotil cuchillero" a 21,5 reales por quintal en Tolosa.

Antón de Yartua (que continuaba como copropietario y ferrón de Plazaola) era, junto con Agustín de Olaondo (ferrón de Mustar), dueño de las veneras de Orin. El 5-III-1567 se suscitó un pleito en Berastegi porque estos ferrones habían amenazado gravemente a ciertos venaqueros de Elduaien que extraían mineral de Orin. Para evitar dicha explotación Antón y Agustín habían puesto 7 u 8 venaqueros suyos (que tenían asalariados para su propia extracción de vena). Este mismo año el Alcalde de la Hermandad prendió a Miguel de Luxearena, de Leiza, sorprendido en Belauriate con dos machos cargados con clavazón procedente de la ferrería de Plazaola.

Hacia 1573 Anton de Yartua y Martín Juan de Echeberría (que habría mantenido desde 1552 la propiedad de la cuarta parte) vendieron conjuntamente a Martín de Rementaritegui "la casa, ferrería y molino de Plaçaola... juntamente (con)... las veneras que tenían... con condiçion de que la braçería se les quedase para sí mesmos", así como las venas para la ferrería. Antón y Martín Juan, aunque perdieron la propiedad, continuaron como ferrones.

El 1-III-1573 se arrendó por 1 año (desconozco si Martín de Rementaritegui continuaba como propietario). El arrendamiento lo tomó Antón de Yartúa, que aparece el 2-XII de dicho año como ferrón de Plazaola y Mustar y contratando con Juanes de Areiztegui el abastecimiento de carbón para sus ferrerías durante 3 años. Antón de Yartua era también ferrón de Urto en 1574.

Arcos de Plazaola
Pared oeste, 2º y primer arco (del eje de los fuelles, a la derecha), tras la limpieza.
Foto: Xabier Cabezón (2004)

El 22-III-1574 se arrendó de nuevo la ferrería. Por otro lado el concejo de Elduaien arrendaba en 1576 la renta que le pertenecía desde el 29-IX-1575, luego ya era de su propiedad (al menos una parte).

Vemos como ferrón a Joanes de Yereta en 1576 y en 1579. En 1581, 1582 el ferrón era Miguel de Arpide. El 20-II-1582 hizo un contrato con Domingo de Elizalde menor (Tolosa): Miguel le dejaba libres los dos martinetes y la fragua de Plazaola (una de cada dos semanas) para que puediese labrar 100 quintales de arcos de hierro (facilitándole para ello 100cc de vena bien cocida), a cambio de 350 reales.

El 9-IX-1582 se arrendó de nuevo la ferrería.

Arco salida Plazaola
Arco de salida de las anteparas. Foto: Xabier Cabezón (2004)

En 1599 las ferrerías mayor y menor estaban en mal estado, por lo que los concejos (que eran los propietarios) se concertaron con los carpinteros Juan López de Chopillo y Lope de Altamira para arreglarlas, junto a "su casa y aldeteguía e molino". Por otro lado el 17-XI su tirador Martín de Zufiría reclama al ferrón Juanes de Aranaz una deuda por 2 años de trabajo en la ferrería.

En 1603 aparece como su dueño Francisco de La Plaza, pleiteando en Pamplona con Martín de Ocáriz, tablajero navarro, por unos carbones y venas que le embargó. Esta calidad de propietario resulta algo extraña teniendo en cuenta que para entonces la propiedad ya había pasado a los concejos de Berastegi y Elduaien, y que después continuó en manos de éstos. Es más probable que Francisco fuese el ferrón.

El impuesto llamado "festaburnias" era de 9 quintales de hierro en 1615. En la relación de ferrerías guipuzcoanas que publicó Lope de Isasti en 1625 figura: "Plazaola con martinete".

plazaola2.jpg (27527 bytes)
Pared este, tercer arco (el del eje del mazo) y 4º arco. Foto: Xabier Cabezón (1996)

Hacia finales del siglo XVII las ferrerías de Plazaola, Ameraun, Beriñas y Olloquiegui usaban mineral de hierro del yacimiento de Bizkotx (entro otros).

A principios del siglo XVIII las minas de Ermosu surtían de mineral a las ferrerías de Plazaola y Ameraun: «...haviendo tenido suerte de hallar una benera en el partido que llaman Hermosu... y ser la dicha benera aneja y perteneciente a las herrerías de Plazaola y Ameraun, travaja... en sacar la bena que puede para las dichas herrerías de donde al presente se probeen de la mayor parte...».

El año 1714 se construyeron nuevas arragoas (hornos de calcinación de mineral).

En una relación de ferrerías de 1752 se dice: "Verástegui.- Tiene quatro ferrerías, las tres son de la villa, a la una se le llama Plazaola y labra ochocientos quintales, y su ferrón Miguel de Eguzquiza, gasta vena de dicha villa".

El ferrón en 1781 era Domingo de Eguzquiza, tutor (y posiblemente pariente próximo) de los hijos de Miguel de Eguzquiza (ya fallecido). Miguel abandonó Plazaola en 1770 al tomar en arrendamiento la ferrería de Ançola (en Valcarlos), y probablemente entonces entró Domingo como ferrón. Domingo debió tener más arrendamientos de ferrerías en Leiza.

En otra relación de ferrerías, esta vez de 1791, aparece: "Berástegui: ...que esta villa y la de Elduayen tienen en los términos de Leizaraun tres ferrerías labrantes llamadas Plazaola, Ameraun y Olloquiegui. Tiene también unos minerales en el sitio llamado Biscoch, por donde se surten las dos primeras ferrerías...". Para Elduayen el texto es el mismo, con el añadido de que Plazaola y Ameraun a veces también usan vena de Somorrostro.

En 1833 (inicio de la primera guerra carlista) el escribano real José Antonio Muñagorri (Berastegi) era arrendatario de las ferrerías de Ameraun, Ollokiegi, Plazaola, Urto y Zumarrista (Eratsun). Las puso al servicio de la causa carlista, antes de su proclama "Paz y Fueros" (1838). (Más información sobre Muñagorri).

El 28-II-1842 se arrendaron las ferrerías de Plazaola y Olloquiegui por 6 años. La de Plazaola la tomó Miguel José de Lizarza (Berástegui) junto con Ildefonso Gorrochategui. El 8-III se hizo el reconocimiento pericial y la entrega de la ferrería y su martinete. La rueda del huso del martinete había que rehacerla. El martinete no se proveía de aire por medio de fuelles o barquines, sino mediante una "haizearka".

Las propiedades comunes de Berastegi y Elduaien lo eran por lo general en la proporción de 2/3 para Berastegi y 1/3 para Elduaien (también la ferrería de Plazaola). En 1848 se hizo la separación de bienes entre ambos concejos, y Plazaola quedó propiedad de Berastegi. Pablo Gorosabel la trae como labrante en 1862 (aunque en dicha fecha es probable que ya no funcionase).

Caserío Plazaola
Foto: Xabier Cabezón (2001)

En 1867 y 1868 la ferrería se encontraba "en estado deplorable", y el ayuntamiento de Berastegi hizo sucesivos intentos de vender la ferrería, lo que no parece que consiguió. El 27-IX-1868 el Ayuntamiento autorizó a la sociedad Goitia y Compañía a "entrar en Plazaola los carbones de Leizalarrea", a condición de que la sociedad se obligase a pagar los perjuicios que la ferrería pudiera sufrir por incendio u otra causa ¿Fue un intento de ponerla en marcha o simplemente se trataba de utilizarla como almacén de carbón? En 1872 era el puente de Plazaola el que estaba casi al borde de la ruina.

Pared de Plazaola - Unai Cabezón
Pared oeste, cuarto arco.
Foto: Xabier Cabezón (1996)

Ir al principio


REFERENCIAS

(Ver Bibliografía)

CARRION, I.: Aspectos técnicos de las ferrerías guipuzcoanas en el siglo XVIII, pp. 151, 152, 159, 160 y 161.

CEBERIO CASTRO, Ignacio Mª.- Leizaran: Un valle singular.- En: Ibaiak eta Haranak. El agua, el río y los espacios agrícola, industrial y urbano, vol. I, p. 154.- ETOR.- San Sebastián, 1989.

DÍEZ DE SALAZAR, L.M.: Ferrerías en Guipúzcoa..., vol.I, pp. 156, 220, 224, 240, 300, 312 y 340, y vol.II, pp. 53, 97, 232 y 234.

DÍEZ DE SALAZAR, L.M.: Ferrerías guipuzcoanas..., pp. 231-232, 238-243.

GARMENDIA, J.: De Etnografía vasca..., pp. 137-138, 142, 149-151, 156-157, 184-190, 204 y 246-247.

GOROSABEL, P.: Diccionario Histórico-Geográfico... , p. 111.

LOPE DE ISASTI, Compendio historial...

TELLECHEA, J.I.: Ferrerías Guipuzcoanas a fines del siglo XV, p. 96.

Ir al principio


Estás en:  >>Página del Leitzaran   >>Ferrerías del Leizarán   >>Plazaola  |   

Última actualización: 28/04/2016