Xabier Cabezón

Estás en:  >>El Leitzaran   >>Centrales hidroeléctricas

Centrales hidroeléctricas

En el río Leizarán y su valle han existido, al menos, 17 centrales hidroeléctricas a lo largo de su recorrido, incluyendo sus afluentes. Una de ellas se encontraba en territorio navarro, mientras que las restantes se localizan en Gipuzkoa.

Las aguas del Leitzaran han movido durante siglos (al menos desde el siglo XIV) numerosas ferrerías, industrias dedicadas a la obtención de hierro a partir del mineral. Uno de los elementos imprescindibles para su funcionamiento era la energía hidráulica, con la que movían fuelles y mazos. Desaparecidas las ferrerías, estas centrales (también llamadas minihidráulicas) son sus sucesoras en el aprovechamiento energético del río.

Casa de máquinas de Bertxin
Central de Bertxin. Foto: Xabier Cabezón (2002)

La primera central que se explotó en el Leitzaran fue la de Lizarkola, en el año 1895. La más curiosa es la de Olloki, construida bajo tierra. La última de su recorrido, a pocos metros de su desembocadura, era la de Cromados Santa Cruz.

Hoy día continúan en funcionamiento siete de ellas, siendo la central de Iberdrola la hidroeléctrica más potente de Gipuzkoa.


Muchos de los visitantes de esta página se interesan por el funcionamiento de una central hidroeléctrica. Los siguientes ENLACES pretenden facilitar alguna ayuda:


Relación de centrales en el Leitzaran

 

Nombre de la central Estado
Urkizu Abandonada
Plazaola 2 En funcionamiento
Plazaola 1 En funcionamiento
Ameraun En funcionamiento
Santolaz En funcionamiento
Olloki (primitiva) Desaparecida
Olloki Abandonada
Mugeta Abandonada
Leizarán o Iberdrola En funcionamiento
Bertxin En funcionamiento
Olaberri En funcionamiento
Otita Abandonada
Eltzamendi Abandonada
Arizpeola o Lizarkola Abandonada
Central "primitiva" de Andoain Desaparecida
Molino Garaiko-errota Desaparecida
Cromados Santa Cruz Desaparecida

Efectos medioambientales

Movimientos piscícolas ascendentes

Los azudes o presas de las centrales son obstáculos que dificultan o imposibilitan la migración ascendente de peces a lo largo del río. Para salmónidos, a partir de dos metros de altura representan una dificultad muy alta o insalvable.

Para remediar o aliviar el problema, la solución usada en la mayoría de los casos es una escala de peces de artesas sucesivas. Estas escalas son aparentemente funcionales, aunque es difícil comprobar su efectividad. En algún caso, como en la central de Olaberri (Leitzaran), se ha construido una esclusa mecánica para peces.

Los pequeños azudes de los arroyos de cabecera no suelen tener ningún sistema que facilite el ascenso, pese a que a veces sobrepasan el metro de altura. Se considera que no afectan de manera importante a los movimientos y migraciones piscícolas.

Escala de peces de Bertxin
Escala de peces de la central de Bertxin. Foto: Xabier Cabezón (2019)

Movimientos piscícolas descendentes

Los peces se ven atraídos por el caudal que se deriva desde la presa hacia el canal. Para evitarlo el procedimiento es colocar una barrera (normalmente una rejilla) en la toma de aguas del canal. Esta rejilla en la práctica no suele ser efectiva, pues tiene huecos demasiado grandes (para evitar un costoso mantenimiento). Está más bien pensada en impedir que pasen troncos al canal.

En la cámara de carga también se colocan rejillas (principalmente para evitar el paso de hojas, ramas, etc. a la tubería), y si son suficientemente finas también evitan el ingreso de los peces que han conseguido llegar al canal. El problema es que no suele haber un sistema que devuelva estos peces al río (difícil en saltos de 20 metros, e imposible a 50 metros o más).

Si los peces llegan hasta la turbina el riesgo de mortandad es alto, tanto mayor cuanto mayor es el salto.

Régimen hidrológico en tramos derivados

Se dice que un tramo de un río está derivado cuando parte de su caudal se detrae de su cauce hacia un canal (por ejemplo, de una central eléctrica). El tramo derivado es el comprendido entre la presa de derivación y el lugar en el que las aguas son devueltas al río.

Un tramo de río ya derivado puede sufrir, a su vez, nuevas derivaciones (por ejemplo, en el río Leitzaran, el segmento derivado por la central de Iberdrola está a su vez derivado por las centrales de Olloki, ya clausurada, y Bertxin).

Para evitar que el río quede seco por una captación y garantizar el agua necesaria para preservar los valores ecológicos en su cauce se establece para cada central un caudal mínimo o caudal ecológico. Es el caudal que debe seguir circulando por el río después del punto de captación. Dada la antigüedad de muchas concesiones, hay centrales que no tienen asignado un caudal mínimo, y que en teoría podrían dejar seco el río. Y el caudal asignado al resto de centrales no siempre es suficiente.

En el tramo derivado por una central, especialmente en su parte alta, pueden darse variaciones bruscas de caudal, que perjudican al ecosistema, ya que puede pasarse en poco tiempo de caudales mínimos escasos (por ejemplo, 300 l/s) al caudal total autorizado para una central (hasta 3.000 l/s en el caso del Leitzaran) o viceversa, debido a la apertura o cierre de compuertas.

Rejilla de la central Olaberri
Rejilla de la central de Olaberri. Foto: Xabier Cabezón (2013)

Embalsamientos

La principal consecuencia del embalsamiento del agua en las presas es la modificación del hábitat acuático. Este hecho no siempre es perjudicial, ya que el nuevo hábitat puede tener características valiosas.

Fauna terrestre

Los canales de derivación de las centrales suelen tener efectos nocivos en la fauna terrestre, principalmente por dos motivos: El riesgo de caída al canal y sus consecuencias, y la interrupción del terreno transitable en trechos a veces muy grandes.

Este segundo problema se solventaría con pasos superiores a intervalos suficientemente cortos, pero en la práctica estos pasos son muy escasos. Lo ideal sería que los canales estuviesen cubiertos (por ejemplo, con losas), lo que resulta difícil en los canales anchos y de gran longitud.

Para evitar la caída de animales, en algunos canales se han instalado alambradas por todo su contorno. A pesar de ello siguen cayendo al canal. Estas caídas resultan mortales, pues los animales no tienen la posibilidad de abandonar el agua y perecen por ahogamiento.


Referencias

(Ver Bibliografía)

Ikaur - Ekolur (2006). Bases para la elaboración de las directrices sobre el uso sostenible del agua en Gipuzkoa. Producción hidroeléctrica en Gipuzkoa. Diputación foral de Gipuzkoa, Departamento para el desarrollo sostenible, Dirección General de Obras Hidráulicas.


Estás en:  >>El Leitzaran   >>Centrales hidroeléctricas

Última actualización: 15/09/2020


Xabier Cabezón - licencia CC-BY-NC-SA

Vía verde del Plazaola    

¿Dónde está el Leitzaran?    

Mapa de este sitio web 

Aviso legal 

https://www.facebook.com/leitzaran1    Seguir a @leitzaran